Menú Cerrar

        Búsqueda de informes por países.

Los siguientes informes tienen como objetivo el análisis de la legislación interna de los distintos Estados, en lo que respecta a los crímenes internacionales.

 

Para poder realizar un análisis exhaustivo y completo de los mismos, ha sido necesario estudiar la relación existente entre el Derecho Internacional y el ordenamiento interno de cada país, para poder establecer si el Estado en cuestión adopta: un sistema monista(según el cual los ordenamientos internacional e interno forman un conjunto, siendo los tratados ratificados por el Estado de aplicación directa), que a su vez puede ser monista con primacía del derecho internacional(es decir que el derecho internacional estaría situado en una posición de jerarquía sobre el derecho interno), o monista con primacía del derecho interno(lo que significa que el derecho interno estaría por encima del derecho internacional, por lo que éste último estaría sujeto al ordenamiento interno); o un sistema dualista(por el cual los ordenamientos internacional e interno son independientes, siendo necesario que el Estado promulgue una ley interna de implementación del tratado ratificado para poder aplicarlo a nivel interno).

El hecho de que un Estado adopte uno u otro sistema será de especial relevancia a la hora de aplicar la cláusula aut dedere aut iudicare, que los diversos tratados internacionales en materia penal analizados obligan o facultan a establecer y aplicar.

 

El análisis se ha centrado en la tipificación interna de los siguientes crímenes internacionales:

  • Crimen de genocidio
  • Crímenes de lesa humanidad
  • Crímenes de guerra
  • Crimen de agresión
  • Crimen de piratería
  • Crimen de tortura
  • Crimen de desaparición forzada
  • Crimen de apartheid
  • Crimen de esclavitud
  • Crimen de ecocidio
  • Crimen de tráfico de seres humanos

 

Dichos crímenes deberán ser relacionados con los criterios de aplicación extraterritorial de la ley penal que cada Estado establezca para su persecución, siendo estos:

  • Principio de territorialidad, por el cual el Estado puede investigar y juzgar los crímenes cometidos en el interior de su territorio nacional. A su vez, existen varias especialidades de dicho principio, siendo estas el principio de territorialidad extensiva, conforme al cual el Estado extiende su jurisdicción a ciertos lugares determinados legalmente, como pueden ser los buques y aeronaves nacionales, o los edificios pertenecientes a embajadas o consulados, y el principio de ubicuidadque avala la posibilidad de ejercer la jurisdicción territorial cuando parte de la acción delictiva se ha realizado en el Estado del foro, como por ejemplo cuando se organiza una empresa criminal en un país, el acto delictivo se prepara materialmente en otro y finalmente se consuma en un tercero.
  • Principio de protección, por el que se faculta a los órganos judiciales para conocer de los delitos que puedan afectar a los intereses o a la seguridad del Estado, como pueden ser los delitos de falsificación de moneda o títulos oficiales, o los delitos de terrorismo.
  • Principio de personalidad activa, que faculta a los jueces y tribunales para juzgar a sus nacionales que hayan cometido uno o varios crímenes en el extranjero. Existe a su vez una especialidad del mismo, siendo el principio de personalidad activa especial, por el cual se puede juzgar a los sujetos que ostenten un cargo público para el Estado en cuestión, como los funcionarios o los diplomáticos estatales.
  • Principio de personalidad pasiva, conforme al cual se podrán investigar y perseguir los crímenes cuyas víctimas sean nacionales del Estado del foro. A su vez existe el principio de personalidad pasiva especial, por el cual se pueden juzgar los hechos cometidos contra sujetos que ostenten un determinado cargo público para el Estado, como los funcionarios o los diplomáticos estatales.
  • Principio de jurisdicción universal, que puede definirse como la facultad o la obligación que tienen los tribunales nacionales de investigar y, en su caso, enjuiciar los crímenes internacionales con independencia del lugar donde se hayan cometido, de la nacionalidad del posible responsable o de las víctimas, o de la existencia de cualquier otro vínculo de conexión con el Estado que ejerza su jurisdicción, mediante la aplicación del Derecho Penal Interno y/o Internacional.

 

También se han estudiado los casos judiciales en los que los jueces y tribunales nacionales han aplicado el principio de jurisdicción universal a nivel interno, para poder investigar y juzgar los crímenes ocurridos en el extranjero, y en base a qué puntos de conexión. Los citados casos judiciales se han analizado tanto en el seno del país del foro, es decir del país en el que se han enjuiciado los hechos, como en el del país de comisión de los mismos.

 

Finalmente, se ha comparado la definición interna que cada Estado establece de los diversos crímenes internacionales, con las respectivas definiciones internacionales, establecidas en los distintos Tratados y Convenios internacionales en materia penal, siendo dicho análisis de vital importancia pues en base al principio de doble incriminación, podemos encontrar diversos problemas de índole práctica a la hora de solicitar la extradición del presunto autor de dichos crímenes si las definiciones internas del Estado solicitante y del Estado solicitado no coinciden.

Volver